La Noche que Monterrey se puso en la brecha

Kairos ACN/ Rigoberto Castro Miranda
Monterrey, NL. (Nov. 28).- Miles de regiomontanos tomaron anoche la Explanada de los Héroes de esta ciudad, para convertirla en un verdadero altar de adoración, y se unieron al movimiento más grande de oración e intercesión por México que se haya registrado en la historia.

“Un México, una oración” llevó a cabo su edición número 42 en esta ciudad, en un marco donde las manos en lo alto, el ondear de las banderas, las pancartas, pero sobre todo un anhelo genuino de adoración para Aquel que cambia el destino de las naciones fueron los ingredientes principales.

Aunque el evento dió inicio a las 18:00 hrs., desde minutos antes la gente empezaba a llegar al lugar, algunos aprovecharon para acomodarse enfrente del imponente escenario y tener una mejor visión, otros optaron por pasear en los alrededores pero sin perder detalle y otros aprovecharon para anticipar alguna compra navideña.

La intención del evento era clara, no era solamente juntarse por juntarse, ante los males que azotan a nuestro país, como la violencia, la crisis económica y la desintegración familiar, era necesario levantar un grupo de valientes que se paren en la brecha para interceder efectivamente ante Dios y pedir que abra los cielos y derrame de su bendición, además de pedir por nuestras autoridades.

La fiesta inicio con un período de adoración, a cargo del grupo coral del Templo El Salvador, quien llevo a los asistentes a un tiempo especial de comunión intima con el Creador del Universo.

Después llego el turno de David Alfano y CCI Band, quienes al terminar la primera canción tuvieron que interrumpir su participación para dar lugar a la ceremonia donde se reconoció a las autoridades del Estado invitadas, así como de los honores a la Bandera y el Himno Nacional.

Entre las autoridades presentes estuvieron la Senadora por Nuevo León Judith Díaz, El Diputado Federal Heriberto Orozco, así como Javier Treviño, Secretario General de Gobierno quien llegó en representación del Gobernador del Estado de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz.

Treviño dió un breve discurso a los asistentes, en donde resalto la unidad que debe de haber entre pueblo y gobernantes para terminar con la violencia y otros problemas sociales. “Somos más los buenos que los malos”, dijo.

Despues vino el tiempo de la intercesión, con la firme convicción de que la oración del justo puede mucho y en un acto de verdadera valentía, Judith Díaz abrió “fuego” orando por cada uno de los 500 Diputados, 128 Senadores, por los Gobernadores de cada Estado, por el Presidente de la República y su familia.

Hace aproximadamente un año, la Senadora fue amonestada por la dirigencia nacional del PAN, partido en el cual milita, por participar supuestamente en actividades de tipo religioso usando su investidura política.

Los asistentes no dejaban un solo momento de interceder, entre la multitud se veía una pancarta con la leyenda “Monterrey, Jesucristo desea coronarte”, que seguramente reflejaba el sentir de todos los presentes.

Despues se intercedió por la Familia, los cuerpos policiacos y el ejercito, los 52 Alcaldes de Nuevo Léon, entre otros motivos. Las oraciones estaban a cargo de distintos pastores de la Alianza Ministerial de Monterrey, quienes desfilaron uno a uno exponiendo sus peticiones a Dios.

“¡Que México sea bendecido!”, “¡que Nuevo León sea bendecido! “, “¡que Monterrey sea bendecido!”, fue el clamor de Richard Hays, Pastor de Comunidad Cristiana Internacional.

Entonces se presento un hecho que asombro a muchos, Margarita Zavala de Calderón, Primera Dama de la Nación, se comunicó vía telefónica.

Zavala de Calderón pidió a los presentes que en estos tiempos difíciles que vive la nación, se esforzaran y fueran valientes para ser un sólo paísy un solo pueblo.

Casí después de cuatro horas de intercesión y clamor, finalmente se dió por terminado el evento.

Benjamín Rivera, coordinador general del evento, en declaraciones para los medios, destacó la participación del pueblo de Monterrey.

“La verdad que en cada lugar nos sorprende como reacciona la gente porque nunca habíamos visto a la gente en México salir por miles a las calles para orar tres o cuatro horas parados. Lo que nos dice que las necesidades de la nación se han sentido tanto”, dijo.

“Un México, una oración”, se seguira llevando a cabo en diferentes ciudades de México, llegando tambien a otros países, como Estados Unidos y Ecuador.