Del cartón a los mic rófonos

Juan Ramón Nuñez, paso de recolector de carton, a ser el “Emprendedor del Año”. Recibió el Premio a manos del Príncipe Carlos de Inglaterra.

Kairos ACN/ Redacción.

El heredero al trono del Reino Unido abrió el sobre con delicadeza de príncipe y frente al micrófono del Palacio Saint James, en Londres, pronunció el nombre criollo: Juan Ramón Núñez. El mismo príncipe Carlos esperó en el escenario al creador de FM La Milagrosa, una radio comunitaria que desde hace dos años trasmite desde Ciudad Oculta, un asentamiento informal localizado cerca de Buenos Aires.

De manos de la realeza, el joven de rasgos indios y pelo largo enrulado, quien viene de una trasfondo de pobreza, huérfano y viudo, es desde el lunes por la noche “Emprendedor del Año a Nivel Mundial”.

Youth Business International, una entidad que galardona a jóvenes con iniciativa, entendió que por su labor social a través de la emisora debía ser reconocido. Además del trofeo, Juan recibió un premio en dinero que donará apenas vuelva.

“Cuando el príncipe me llamó se me cruzaron varias imágenes”, dijo, “el lugar donde nací, el rostro de mi mujer y mis hijos, la pobreza total en la que vivimos mucho tiempo. Ayer se cumplieron todos mis sueños, incluso los que nunca llegué a soñar”, confesó Juan al diario el Clarín desde Londres. Allí llegó el lunes para recibir la mención que ya había ganado, la de Emprendedor del Año de Argentina. Pero también tenía oportunidad de ser reconocido internacionalmente.

El desafío era que un jurado eligiera su proyecto entre otros tres, de esa manera “compitió” con una saudita que creó un centro de atención para discapacitados, un mexicano que ideó un sistema de producción ecológico y una pareja de escoceses que inventó un sistema para no agarrarse los dedos con la puerta. Juan y “La Milagrosa” se llevaron los aplausos.

La historia de amor entre Juan y la radio arrancó en Misiones, Argentina, cuando a los 23 años quiso montar su propio estudio. Estaba ahorrando cuando Nidia, su primera mujer, con quien tuvo dos hijos, falleció de un paro cardíaco. Tiempo después, alguien le robó el dinero que había llegado a juntar, unos 15 mil pesos argentinos. Por la tristeza, Juan sufrió un infarto y lo internaron.

“Pesaba 32 kilos. No tenía plata, trabajo ni músculos”, recordó Núñez

Entonces apareció Carmen en su vida, “un ángel”, dice Juan al momento de quebrarse su voz. Con ella llegó desde Misiones a Buenos Aires en micro, con 120 pesos y cuatro nenes. Sin trabajo y con el foco puesto en la posibilidad de crear una emisora, Núñez salió a recolectar cartón a pesar de su corazón débil.

“Hice cuentas, si en dos semanas de cartoneo me compraba una computadora, en dos años tenía la radio armada”.

Pero el tiempo fue menos, FM 100.9 empezó a transmitir en 2007 y no paró nunca.

Por la historia de Juan y su milagro radial, es que los cuatro miembros del jurado decidieron nombrarlo Emprendedor Internacional del Año.

“No se resignó a su destino, sino que luchó, identificó un mercado y lo atacó con un plan de negocios exitoso”, argumentaron.

Hoy 100.9 tiene su programación completa, los mismos vecinos de Ciudad Oculta llenaron la estación con 28 programas, desde las 6 hasta las 23 horas. Ese es el éxito de Juan, que para lograr su objetivo luchó por el sueño de siempre, llegar a tener una radio propia.

Fundación Impulsar, organización sin fines de lucro que se dedica a la ayuda en el desarrollo de microempresarios, fue quien apoyó su proyecto. “Juan vino lleno de ganas y con mucho potencial. Lo capacitamos y financiamos parte de la radio para que pueda empezar. Hoy dirige y coordina La Milagrosa por sus propios medios, es un orgullo”, señaló Eleonora Nóbile, directora de la entidad.

¿Y ahora, Juan?, se le cuestionó, “Quiero recorrer el país llevando mi mensaje de vida, con lucha y determinación se puede lograr cualquier objetivo, siempre que sea noble y para darle un servicio a los demás”, responde, mientras él termina de recorrer las calles londinenses, Ciudad Oculta está revolucionada y, sobre todo, su familia.

“Después de todas las necesidades que pasamos hoy tenemos que disfrutarlo, el se lo merece tanto”, cuenta Carmen, esposa de Juan, a quien le dedicó el premio. Acostumbrada a la tarea solidaria, ella dirige el comedor para chicos que funciona al lado de la radio. Juan recibirá 5 mil dólares, que ya tienen destino, la donará a una entidad que no quiso revelar.

“Con esto cierro una etapa de mi vida” añadió, “ahora quiero afianzar el logro, crecer con la radio”.

Con información de Ecupress/El Clarín